Contacto:

+34 627 545 964 hola@misscelanea.es

Operación biquini: 20 consejos para bajar de peso sin darte cuenta

Por Carla Pérez. ¿Quieres perder peso ya no sabes qué hacer?, ¿Odias el gimnasio?, ¿Las dietas se vuelven insoportables y no te dan resultado? … No te preocupes y toma nota: Te enseñamos los consejos para que te deshagas de esos kilitos de más sin sacrificio ¡atenta!

Cuando no hay un problema grave de obesidad, sino solo sobrepeso incipiente, con pequeños cambios de hábitos es posible bajar esos kilos:

  • Se deben hacer 5 comidas al día. No te saltes ni una. destierra el mito de adelgazar sin comer. Es un error que va a poner en riesgo tu salud. Para que una dieta sea efectiva debes desayunar bien, comer algo ligero a media mañana, como una manzana, o un mini bocadillo. No abuses a la hora de comer, por la tarde haz un tentempié y cena muy ligero. El secreto reside en que el organismo quema mejor las calorías cuando se le administran poco a poco y en menor cantidad que cuando se reducen las ingestas y estas son más abundantes.
  • Regla de oro: no piques entre horas. ¡nos encanta y no nos podemos resistir! las aceitunas, las galletitas de chocolate o las patatas fritas son algunos tentempiés a los que nos cuesta mucho decir que no. Pero si realmente te has propuesto adelgazar, no queda otra que decirles adiós, al menos por un tiempo. Bebe mucho agua, y si no puedes evitar picar, te recomendamos comer fruta o un yogur desnatado.
  • Introduce más vegetales a tu dieta. Los expertos recomiendan consumir un mínimo de 5 vegetales al día, pero se pueden ir cambiando los hábitos de manera progresiva. Si aparece la barrera mental que nos vamos a quedar con hambre, ¡olvídalo! si llenamos el plato con vegetales y ponemos menos carne, tu plato se verá igual de lleno y consumirás menos grasas.
  • Bebe muchísima agua. El elemento más abundante del planeta es también nuestro mejor aliado. El agua, además de mantenernos hidratados y depurar nuestro organismo evitando la retención de líquidos, ayuda a quitar las ganas de comer entre horas y proporciona sensación de saciedad. Te recomendamos beber un vaso de agua antes de cada comida.
  • Cambia tus aderezos. Borra de tu día a día los aderezos grasos como la mayonesa, tomate frito y la sal. Sustitúyelo por otros de menos contenido calórico como la pimienta, el vinagre balsámico de Módena o el limón. ¡riquísimo, ya verás!.
  • Los alimentos envasados no nos convienen. La comida precocinada contiene una cantidad ingente de calorías innecesarias. Desempolva tus cacharros de cocina y ¡Manos a la masa! cocinar nuestras propias comidas nos asegura que no se cocinen de manera poco saludable. Si eres una mujer ocupada, que apenas tiene tiempo, que no cunda el pánico. El secreto reside en planificarse, por ejemplo, podemos preparar varios platos el fin de semana y congelarlos.
  • corazon1Di adiós a la grasas saturadas, se esconden por todos sitios: En las pastelerías, charcuterías, lácteos no desnatados, etc. Y consumidas en grandes cantidades aumentan el colesterol en la sangre. Para evitar las grasas saturadas. Queda prohibido almacenar galletas y demás platos industriales en la despensa, es mejor consumirlos caseros, sin añadir materias grasas hidrogenadas superfluas.
  • Las proteínas, tus mejores aliadas. Olvídate de comer solo una ensalada, pues al cabo de dos horas volverás a tener hambre. Las proteínas son necesarias para quemar las grasas así que no te olvides de ellas. Hazle un hueco en tu dieta a los pescados, aves, carnes como el pavo o el pollo, los huevos, yogures y queso fresco. Todo en su justa medida, claro.
  • Utiliza platos de postre. Para no pasarte con las raciones utiliza los platos de postre. Al ser más pequeños cabrá menos cantidad de comida aunque los verás muy llenos. Sin darte cuenta comerás menos con la sensación de comer más. El cerebro juega una gran parte en toda esta historia.
  • ¡Larga vida al papillote! para evitarnos una crisis nerviosa cuando subamos a la báscula, es importante que sepamos que es esencial el modo en el que cocinamos los alimentos a la hora de conseguir bajar de peso. Una de las ideas que queremos proponerte es que elabores tus carnes y pescados al papillote, ¿Cómo?

Esta técnica culinaria que procede de Francia tan solo necesita un poco de papel de aluminio, el alimento que quieras preparar y las especias que más te gusten para complementar su sabor. Con este sistema, en el que se envuelve el ingrediente principal rociado con tu condimento preferido en el papel de plata, se consigue que los alimentos se cuezan en su propio jugo y, por lo tanto, puedas prescindir del aceite a la hora de cocinar.

  • Nada de sentarse después de comer. realiza cualquier actividad que te ayude a quemar calorías. Friega los platos, recoge la ropa de la lavadora, prepara tu ropa para mañana….
  • Retira la grasa de los alimentos y desgrasa guisos y caldos. Elimina la piel de las aves, la parte grasa de la carne y del jamón, retira con la espumadera la capa de grasa que flota en la superficie de las sopas etc.
  • Aumenta tu ingesta de fibra. La fibra es un elemento indispensable en una buena dieta. No solo regula tu tránsito intestinal, sino que también absorbe las grasas y te ayuda a reducir el colesterol. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el salvado de avena, el alimento que más fibra contiene y que puedes incluir, por ejemplo, en tus desayunos como complemento a un yogur desnatado.
  • La sopa y la ensalada… tus platos estrella. Ingerir líquido te quita el hambre ya que te llena más rápidamente a la vez que se absorben menos calorías. Así que esta temporada ya lo sabes, hazte una experta de las sopas y las ensaladas.
  • No renuncies a comer fuera. Estar de dieta no tiene porque suponer un suplicio. Puedes salir igual a comer fuera de casa. El secreto está en que antes de salir comas algo que te sacie, como una pieza de fruta, un yogurt… Así matarás el gusanillo del hambre y tendrás menos apetito en el restaurante.

 

7011385-beach-girl-wallpaper

  • El deporte es primordial. Sabes la importancia de hacer ejercicio, todos los nutricionistas, asistentes personales etc., te lo han recordado cien mil veces, y aunque hayas tenido la iniciativa de apuntarte, siempre dejas de ir. Eso de sudar no va contigo pero te damos algunos truquillos para moverte sin notarlo: No cojas el ascensor, sube por las escaleras. Bájate un par de paradas antes del metro, o si tu trabajo no está muy lejos, pasa del transporte, y ves caminando.
  • Antes de caminar o hacer algún ejercicio, toma una taza de té verde.La cafeína contenida en esta infusión, conseguirá que liberes ácidos grasos. Además, el té verde contiene antioxidantes y cafeína. Ambos productos juntos, consiguen que se queme grasa mucho más rápido.
  • ¡Hay que ser feliz! El estado de ánimo con el que te enfrentes a la dieta es imprescindible para que todo vaya sobre ruedas. La serotonina es un  que se relaciona con la inhibición de sentimientos como la ira, el humor, el sueño, la sexualidad y el apetito. Por este motivo, ¡es imprescindible que mantengamos los niveles indicados de serotonina!
  • No tengas prisa, y tomate tu tiempo para comer. Saborea cada bocado. Recuerda que la sensación de saciedad llega al cerebro un cuarto de hora después de empezar la comida. Si eres de las que engullen su comida en 5 minutos, proponte masticar cada bocado un numero determinado de veces. Te saciara más.
  • Diluye los zumos. La fruta es muy sana, per la fruta tienen azúcar, que aunque sea de origen natural, no deja de tener calorías. Si en vez de tomarte un vaso de zumo natural, lo haces por la mitad y le echas agua, puedes restarle a tu tentempié unas 85 calorías en cada vaso.

Contadnos si os han servido de ayuda nuestros consejos

Hasta la próxima Missceláneas

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario